fbpx

Dirofilariasis: el temido gusano del corazón

¿Vives cerca del Delta del Ebro, sur de España o Canarias? ¿Has oído hablar del famoso «gusano del corazón»? En este post os hablamos de esta curiosa enfermedad, todo un reto a la hora de su diagnóstico y tratamiento, de cómo prevenirla y los riesgos que puede implicar contraer la dirofilariasis. 

¿Qué es y cómo actua el gusano del corazón?

De los muchos parásitos que pueden afectar a nuestros cánidos, las más temidas por los veterinarios son la leishmaniasis y la dirofilariasis (o enfermedad del gusano del corazón), aunque esta última no sea tan famosa como la primera. 

La dirofilariasis es una enfermedad parasitaria causada por unos gusanos denominados Dirofilaria immitis. Estos gusanos, en edad adulta viven en el corazón de nuestro amigo, concretamente en la entrada de las venas cavas y en la aurícula derecha.

Los gusanos del corazón, parasitan a nuestros amigos mediante la picadura de un mosquito. Nuestro amigo no puede contagiarnos esta enfermedad. 

Los mosquitos introducen mediante su probóstide las larvas del parásito (microfilarias). Estas pueden quedar circulantes en el torrente sanguíneo hasta dos años. En su etapa adulta, se asientan en el corazón, para finalmente reproducirse y soltar microfilarias nuevas al torrente sanguíneo. ¡Pueden vivir en la etapa adulta dentro de la aurícula derecha hasta 7 años! Si un mosquito vector vuelve a picar a nuestro amigo, vuelve a llevarse las larvas consigo, cerrando el ciclo del parásito. 

Ciclo de contagio de la Dirofilaria

Distribución geográfica:

El hecho de que se transmita por un mosquito, implica que tienen que darse las condiciones climáticas óptimas para que este se sienta cómodo: temperatura cálida o media y humedad. Justo las condiciones que se dan en las playas del Mediterráneo.

De hecho, se sabe que la dirofilariasis es una enfermedad endémica en toda Cataluña, Valencia, Murcia, Cádiz, Islas Baleares e Islas Canarias. También se pueden dar en condiciones de humedad adecuadas para que el mosquito anide en el interior. Se sabe que el Delta del Ebro es una zona de alta prevalencia. 

Sintomatología:

Puede ir desde una tos seca hasta el cansancio, pérdida de peso, dificultad respiratoria, inflamación, edema pulmonar e incluso insuficiencia cardiaca con arritmias causadas por la presencia de las filarias. También puede darse anemia y fiebre, como cualquier enfermedad infecciosa o parasitaria de tipo sanguínea.

Para diagnosticarla, primero debemos sacar una muestra de sangre a nuestro amigo para realizar:

  1. Un test serológico que nos diga si hay presencia de filarias.
  2. Un frotis sanguíneo, para visualizarlas.

Si ambas pruebas son positivas, el siguiente paso es hacer una ecocardiografía, para visualizar, empleando el diagnóstico por imagen, los gusanos adultos en el corazón. 

Tratamiento:

Lo más importante a tener en cuenta cuando tratamos esta enfermedad en la clínica veterinaria es que debemos matar a los gusanos adultos lentamente, debilitando la población de parásitos poco a poco. La razón de que hagamos esto así es que si matásemos a todos los gusanos de golpe podríamos causar un tromboembolismo parasitario en el animal, y las consecuencias de ello podrían ser extremadamente severas…

Precisamente por esto, el tratamiento dura una media de 4-5 meses, y no tenemos garantizado que eliminemos a los gusanos al 100% y probablemente se deben emplear más ciclos para eliminarlos del todo.

Prevención:

Una vez más… ¡ más vale prevenir que curar! Fijaos lo tediosa que es esta enfermedad, tanto para el perro como para el propietario y el veterinario que debe diagnosticarlo y tratarlo. ¡Vamos a ver cómo podemos prevenirlo!

Simplemente debemos usar collares o pipetas antiparasitarias externas para repeler la picadura del mosquito transmisor. Y combinar estos antiparasitarios con algún repelente extra como el champú repelente con aceite natural de Andiroba, que encontrarás en nuestros centros Lavakan. 

A parte de esto, lo que nos encontramos en zonas endémicas debemos aplicar mensualmente desde mayo (inicio de la estación calurosa) hasta octubre-noviembre (inicio del invierno) algun antiparasitario con lactonna macrocíclia (bien molbemicina o bien ivermectina). Este antiparasitario se encarga de aniquilar a las microfilarias que puedan estar circulando por el torrente sanguíneo de nuestro amigo. Hay que tener en cuenta que no todas las pastillas o pipetas protegen de este parásito, podéis adquirir estos productos en vuestro centro veterinario de confianza.

¡Te dejamos aquí los tres artículos relacionados para que no te pierdas ninguno! 

 

En Lavakan nos preocupamos por el bienestar animal y trabajamos para facilitar y mejorar su higiene y por lo tanto, su salud y la de toda la familia. Nos gusta manteneros informados y ofreceros las herramientas para el cuidado de vuestros peludos, por eso trabajamos conjuntamente con veterinarios y especialistas, para ofrecer el mejor servicio posible a vuestras mascotas y la mejor información para vosotros.  

by

Alba Gómez Rojas

Graduada por la Universidad Complutense de Madrid. Veterinaria clínica y divulgadora.

Te ha gustado el post?
Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest
deja tu comentario

Contacto comercial

club lavakan logo or(1)

Franquiciados

×