fbpx

Leishmaniasis: cómo fortalecer a tu perro para prevenirla con éxito

El mes pasado hablamos de Leishmaniasis y de cómo prevenir la picadura del mosquito que la contagia (Parásitos externos: el mosquito de la Leishmania). En este post continuamos hablando de la leishmaniasis y de cómo fortalecer a tu perro para prevenirla con éxito y fortalecer el sistema inmune de nuestro amigo. ¡Empezamos!

La leishmaniasis continúa siendo un reto para los investigadores y a día de hoy no hay un tratamiento estándar que nos asegure una cura al 100%. Esto hizo que varios expertos en la materia unieran sus conocimientos y realizaran un consenso creando unas guías para los veterinarios que ejercieran su profesión en las regiones endémicas de esta enfermedad: toda la cuenca mediterránea (España entre ellas).

Según estas guías se creó una escala de riesgo de contagio del 0 al 4, siendo 0 el de menor riego y 4 el de mayor riesgo. Se estableció que solamente por el hecho de vivir en una región endémica, debíamos situarnos en el número 4. 

Precisamente por estar en una región endémica de la Leishmaniasis, debemos poner nuestros mayores esfuerzos en realizar una prevención frente a este parásito, poniendo nuestras defensas en varios frentes. 

Leishmaniasis: cómo fortalecer a tu perro para prevenirla con éxito

Cómo fortalecer a tu perro para prevenirla:

1. Previniendo la picadura de los mosquitos durante todo el año con repelentes y antiparasitarios externos:

En el último post del mes pasado sobre los parásitos externos os hablamos sobre el champú repelente de Lavakan, con aceite natural de Andiroba, el cual podremos combinar con distintos tratamientos para un mayor efecto y protección de nuestros peludo, puedes volver a leerlo aquí.

2. Aplicando estimulantes de la inmunidad:

Generalmente se emplea la domperidona (Leishguard©). La domperidona es conocida por estimular la respuesta inmune de tipo celular: la que es eficaz frente a esta enfermedad. Debe administrarse durante 4 semanas consecutivas en los meses indicados para las zonas endémicas: Febrero, Junio y Octubre.

3. Realizar un test serológico de Leishmaniasis una vez al año:

Nuestra recomendación es que se realice al finalizar el invierno, en Febrero – Marzo, ya que, aunque los mosquitos piquen más en verano, el test serológico mide los anticuerpos del animal en sangre, y estos pueden tardar en desarrollarse. Podríamos tener un perro infectado por leishmania y no tener anticuerpos que la detecten si estamos en las fases iniciales de la enfermedad.

Es importante diferenciar en este apartado la medicina preventiva (es decir, en el caso de que no haya síntomas) de la medicina diagnóstica (es decir, que el veterinario vea síntomas de la enfermedad).  En el segundo caso, aunque estemos en pleno verano, si el veterinario considera la realización de un test serológico, está indicado hacerlo, y en el caso de que sea negativo, podrá optar por realizar un frotis sanguíneo o una citología para evidenciar la presencia de Leishmania spp en sangre.

4. Vacunar frente a la leishmaniasis anualmente: 

Las vacunas frente a la leishmaniasis no tienen una efectividad del 100%. La razón de esto es que se trata de una vacuna para un parásito y no para un virus (que es para lo que se suelen generar las vacunas). Los parásitos son organismos mucho más complejos que los virus.

Actualmente, la vacuna recomendada es aquella hecha con Proteína Q (una proteína que se encuentra de forma natural en el parásito que induce a la inmunidad deseada del animal). Esta vacuna posee un 70% de eficacia aunque también se ha visto que en perros vacunados que contrajeron la leishmaniasis a pesar de la vacunación, el cuadre que presentaron fue leve/moderado. Además, cuenta con la ventaja de que no se necesita una revacunación, basta con una dosis para generar inmunidad.

Generalmente, se realiza el test serológico en la fecha recomendada, si sale negativa, se produce a la vacunación del animal. Es necesario que la aplicación de la vacuna frente a la leishmaniasis está espaciada de la aplicación de otras vacunas como la tetravalente o la antirrábica al menos un plazo de un mes. 

 

Esperamos que estéis aprendiendo mucho de esta enfermedad con nosotras y que os estemos aportando información valiosa para los cuidados de vuestros amigos más peludos. El mes que viene acabamos esta sección de artículos de Leishmaniasis contándoos los síntomas de la enfermedad, su diagnóstico y su tratamiento. ¡Muchas gracias por leernos!

¡Te dejamos aquí los tres artículos relacionados para que no te pierdas ninguno! 

 

 

En Lavakan nos preocupamos por el bienestar animal y trabajamos para facilitar y mejorar su higiene y por lo tanto, su salud y la de toda la familia. Nos gusta manteneros informados y ofreceros las herramientas para el cuidado de vuestros peludos, por eso trabajamos conjuntamente con veterinarios y especialistas, para ofrecer el mejor servicio posible a vuestras mascotas y la mejor información para vosotros.  

by

Alba Gómez Rojas

Graduada por la Universidad Complutense de Madrid. Veterinaria clínica y divulgadora.

Te ha gustado el post?
Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest
deja tu comentario

Contacto comercial

club lavakan logo or(1)

Franquiciados

×