fbpx

Mi perro ha sido mordido por otro perro ¿qué debo hacer?

¿Qué debo hacer si otro perro muerde a mi perro?

Es una situación desgraciadamente muy frecuente: un perro ha sido mordido por otro perro. Una de las visitas más asiduas a la clínica, y muchas veces en horario de urgencia.

En esta entrada te explicamos como prevenir una pelea o enfrentamiento, también te contamos un ejemplo de ataque y las consecuencias de este y, hablamos de que hacer, paso por paso, ante un ataque a tu peludo por parte de otro perro.

1. Consejos para prevenir y evitar el conflicto

Como siempre, más vale prevenir que curar y hay muchas cosas que podemos hacer para evitar que nuestro perro sea mordido por otro perro y también para evitar que nuestro perro muerda a otro.

  •  

Uso obligatorio de correa:

Para empezar, vamos a recordar que si estás en zona urbana es OBLIGATORIO el uso de correa. Si además tu perro es de raza considerada potencialmente peligrosa (PP) debe llevar el bozal puesto.

Si os encontráis con otro perro y ambos van atados, no tenéis más que tirar de la correa para evitar el conflicto, la correa al fin y al cabo es un elemento de seguridad.

Para evitar una pelea la base es utilizar el sentido común: si ves que la actitud de tu perro o la del contrario no es amistosa, no los acerques. Existen muchas señales que pueden avisarnos antes de un conflicto o ataque: gruñidos, enseñar los dientes, pelo erizado, las orejas tiesas y postura corporal en alerta, el marcaje… Aunque estás señales también pueden indicar otra cosa, si sucede y no sabes exactamente qué están comunicando, toma distancia.

  •  

Motivos más comunes por los que se podrían pelear dos perros:

    • Por miedo, fobia o inseguridad 
    • Por una mala o nula socialización
    • Mal manejo de la correa por parte del propietario
    • Protección de recursos como juguetes, comida y otros
    • Protección de alguna hembra, cachorro o persona
    • Por dolor
    • Por brusquedad en el juego

Un mordisco o ataque suele originarse porque el perro no sabe gestionar una situación y se siente amenazado, por el motivo que sea: miedo, fobia, dolor, ansiedad, tensión acumulada… Es en ese momento donde aparece la reactividad para intentar defenderse y, lo que quiere y está pidiendo el perro reactivo, es que el otro perro se aleje. Es importante que sepamos cuál es el problema para intentar ayudar a nuestro peludo, dándole herramientas o bien, saber sacarlo de esa situación y/o evitar exponerlo a ella.

  •  

Es importante estar muy seguros de en qué lugares podemos soltar a nuestro perro y, sobre todo, respetar a los demás.

Pasear al perro

Si tu perro está suelto y aparece otro perro:

Intenta sujetarlo lo antes posible hasta asegurarte de la situación. Sobre todo, si el otro perro va atado no dejes que el tuyo se acerque hasta preguntar y valorar la situación.

A simple vista no sabemos los conflictos que puede tener uno u otro perro o en qué están trabajando. Por lo tanto, si te piden que ates a tu perro evita poner la excusa de «mi perro no hace nada» o «solo quiere jugar», porque quizás el otro perro no sepa gestionar esa situación, estés provocando una situación incómoda y/o estés causando un problema peor.

Hoy en día muchos perros padecen miedo, ansiedad o reactividad hacía otros perros, personas o cosas, y al no atar a nuestro perro podríamos estar provocando una situación conflictiva o perjudicial para él sin darnos cuenta, incluso podríamos acabar provocando que acabe en ataque o pelea por no respetar lo que el otro necesita y que uno de ellos acabe mordido por otro perro.

Si llevas a tu perro atado y os encontráis a un perro suelto:

Si el perro que va suelto, está demasiado excitado, insistente o muy directo y que no respeta vuestro espacio o notas incomodidad en tu perro y, lo crees necesario por algún motivo, trata de localizar al dueño rápidamente y pídele que lo llame y le ponga la correa. Aunque podría ser un encuentro amistoso y que todo acabe de forma de juego, conocemos a nuestro perro y ¡no conocemos de nada a este nuevo peludo! Antes que llevarnos un disgusto, más vale estar prevenidos.

No fuerces a tu perro:

También es muy importante no forzar a nuestro perro a situaciones incómodas para él, como saludar a algún perro al que no le apetece, aunque este sea de un amigo nuestro (este consejo también podríamos aplicarlo a personas o niños). Si ves que tu perro te mira, se relame, bosteza, gira la cabeza al otro perro y le esquiva la mirada… Te está diciendo que está incómodo y te pide que lo saques de allí. 

Peleas durante el juego:

Si tu perro está jugando con otro perro y ves que el juego cada vez es más bruto, para el juego hasta que se relajen. A veces necesitan ayuda, aunque no la pidan, ya que no saben cómo parar, igual que pasa con los niños cuando juegan y, el juego cada vez va a más, a veces uno de ellos o todos pueden acabar llorando. 

Por otro lado, te recomendamos evitar encuentros con perros muy excitados y que tiran mucho de la correa, ya que lo más seguro es que no vaya a ser un encuentro sano y habrá más probabilidades de terminar en conflicto. Si tienes posibilidad, intenta coger distancia o cambiar de cera para evitarlo. 

Perros a los que no nos conviene acercarnos:

Por otro lado, te recomendamos evitar encuentros con perros muy excitados y que tiran mucho de la correa, ya que lo más seguro es que no vaya a ser un encuentro sano y habrá más probabilidades de terminar en conflicto. Si tienes posibilidad, intenta coger distancia o cambiar de cera para evitarlo.

Es importante que nuestro perro entienda que no es necesario saludar a todos los perros que nos encontramos por la calle. Para que un encuentro entre perros sea sano, este tiene que ser calmado.

Dos perros se saludan. Mordido por otro perro.

Las peleas que más comúnmente tienen lugar son entre dos machos, aunque la mayoría de veces suelen inhibir la mordida, no llegando a ser desgarradora para la piel del adversario y quedándose en una advertencia. Por el contrario, si dos hembras se pelean (raro, pero puede ocurrir) no acostumbran a inhibir su mordida, por lo que las consecuencias pueden ser peores. 

La excepción a la regla son los perros considerados PP. Estos perros no suelen inhibir la mordida y, las consecuencias pueden ser fatales, ya que sus mandíbulas y dentaduras suelen tener mucha fuerza y potencia.

 

2. Separarlos cuando no se ha podido evitar la pelea

Ante todo, mantén la calma y bajo ningún concepto intentes para la pelea metiendo tus manos en medio. No solo tu perro podría ser mordido por otro perro, tú también podrías llevarte un mordisco. Sé que parece una obviedad, pero en el momento de la pelea y con los nervios es muy común que se nos olvide. 

  • Lo primero que debes hacer es pedir ayuda, llamando la atención del dueño del perro contrario.
  • Intentar coger a ambos animales por las correas, pero nunca directamente del collar, puedes poner en peligro tu integridad física. 
  • Evita el castigo físico, ya que solo aumentarías la tensión entre los perros. 
  • Si no hay correas de por medio puedes probar lo siguiente: 
    • Un grito fuerte y con voz grave. A veces es suficiente para que dejen de morderse porque entienden tu voz como una orden para parar o se quedan sorprendidos. 
    • Si tienes algo de ropa a mano como un jersey, un pañuelo o una toalla, échasela por encima de los ojos para que pare un momento y puedas cogerlo.
    • También puedes usar algo que haga de barrera entre ambos, como un panel de cartón. Ponlo en medio de ambos para que no puedan verse. 

Estos trucos les pueden distraer los segundos que necesitas para apartarlos y cogerlos.

3. Experiencia cercana: consecuencias de una pelea entre dos perros

Os queremos contar un ejemplo de una pelea, donde uno de los perros iba desatado. Justamente el otro día un compañero nuestro paseaba a Bestia, su perro, con la correa. De repente un perro que iba desatado, fue hacía él y le ataco, causándole heridas por los mordiscos que le realizó. Os hablamos y mostramos las heridas causadas a Bestia:  

Desgarro en el labio inferior
necesito suturas especiales para evitar la infección
Herida profunda en el hombro
el desbridamiento tuvo que realizarse bajo sedación
Anterior
Siguiente

La verdad es que las heridas podrían haber sido mucho peor, pero también se podría haber evitado.  

4. Llegar a un acuerdo si el otro perro ha mordido a nuestro perro

  • Localiza al dueño del otro perro implicado en la pelea. Si tu perro iba atado y el otro perro iba suelto, es responsabilidad del contrario. Intenta llegar a un acuerdo con él. Generalmente, la persona responsable acepta pagar los gastos veterinarios por los mordiscos ocasionados al animal o las curas pertinentes que deban hacerle a tu amigo en la clínica.
  • Si no sois capaces de llegar a un acuerdo, llama a la policía para que ella intervenga y haga de moderador.
  • Si el perro implicado en la pelea es considerado PP, el dueño correspondiente está obligado a tener un seguro de responsabilidad civil, por lo que deben registrarse los datos del seguro y gestionar el incidente por esta vía.
  •  Lógicamente, si tu peludo está muy grave o en peligro, coge los datos de la otra persona para poder contactar con ella en otro momento, y corre al veterinario.

5. Acude al veterinario

Acude a tu veterinario de confianza para que valore el daño causado a tu amigo. Las heridas de tu perro pueden ser simples desgarros en la piel que requieran solo un buen lavado y unas pocas curas, pero en ocasiones el veterinario puede necesitar hacer una radiografía para evaluar posibles fracturas.

Las heridas de la piel causadas por mordiscos no pueden suturarse en un principio, ya que al ser heridas «sucias» pueden infectarse y dar problemas si se cosen, por lo que es preferible dejar la herida abierta e ir lavándola al menos los primeros días postmordida.

Si pasados unos días continúa abierta, el veterinario puede optar por suturar la herida para evitar su exposición.

Precisamente porque es una herida abierta y sucia, lo más seguro es que el veterinario recete antibióticos para suministrarlos al animal como mínimo 10 días seguidos. Además, puede recetar algún antiinflamatorio para el dolor y alguna pomada antibiótica, cicatricial o protectora para las heridas.

 

Queremos recordarte que la ozonoterapia tiene acción analgésica y antiinflamatoria y,  ayuda en la cicatrización de heridas, te dejamos aquí un artículo que podría interesarte. 

 

En Lavakan nos preocupamos por el bienestar animal y trabajamos para facilitar y mejorar su higiene y por lo tanto, su salud y la de toda la familia. Nos gusta manteneros informados y ofreceros las herramientas para el cuidado de vuestros peludos, por eso trabajamos conjuntamente con veterinarios y especialistas, para ofrecer el mejor servicio posible a vuestras mascotas y la mejor información para vosotros.  

by

Alba Gómez Rojas

Graduada por la Universidad Complutense de Madrid. Veterinaria clínica y divulgadora

Champús Lavakan

Tipos de champú para perros

¿Sabes qué tipo de champú deberías aplicar a tu peludo?​ Tipos de champús, champús para los problemas de piel de tu peludo y champús Lavakan.

Leer más »
Pelea de dos perros

Mi perro ha sido mordido por otro perro ¿qué debo hacer?

Mi perro ha sido mordido por otro perro ¿qué debo hacer? Una situación desgraciadamente muy frecuente. Te contamos como prevenir y evitar una pelea, como separar a dos perros en caso de pelea, una experiencia cercana de un perro atacado, i te explicamos paso a paso, que hacer después del ataque.

Leer más »
Alergia en perros:qué es y cómo tratarla

Alergia en perros: qué es y cómo tratarla

¿Tu amigo no para de rascarse? ¿Tiene los ojos y/o las orejas inflamadas y le pican? ¿Notas que no huele bien? ¡Cuidado! Tu perro podría estar padeciendo una alergia. Alergia en perros: qué es y cómo tratarla.

Leer más »
Te ha gustado el post?
Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest
deja tu comentario

Contacto comercial

club lavakan logo or(1)

Franquiciados

×