fbpx

Parásitos externos: las garrapatas (I)

Ahora que llega el buen tiempo, es el mejor momento para hablaros de los ectoparásitos o parásitos externos. Un ectoparásito es un animal que parasita externamente a otro. Por ejemplo: las pulgas. 

Los tres principales parásitos externos que pueden hacer daño a los canes son:

  1. Las garrapatas
  2. El mosquito de la Leishmania
  3. Las pulgas
Parásitos externos: garrapatas, mosquito de la Leishmania y pulgas

Queremos compartir con vosotros un conjunto de tres artículos donde os hablamos de cada uno de estos parásitos en este mismo orden, y al final del artículo de las pulgas os informaremos de cómo poder prevenir a estos molestos animales. ¡Empezamos!

Garrapatas: ciclo biológico, principales enfermedades que transmiten y prevención

Las garrapatas son, con diferencia, el parásito que más rechazo genera en los dueños. Son visibles al ojo humano, ¡llamativamente grandes a veces incluso! y se agarran con fuerza a la piel de nuestro amigo. 

Por si esto fuera poco, las garrapatas son conocidas en la medicina humana y veterinaria por transmitir numerosas enfermedades sanguíneas, tanto a animales como a personas. 

¿Quieres saber más sobre estos parásitos y aprender a esquivarlos? Sigue leyendo…

Biología de la garrapata y ciclo de vida:

Las garrapatas tienen un ciclo de vida de cuatro fases de desarrollo: 

Huevo < Larva < Ninfa < Adulto 

Las garrapatas hembras adultas son llamativamente mucho más grandes que los machos. Sobre todo cuando están alimentadas. Al llenarse de sangre tienden a adquirir una apariencia “globosa” muy llamativa. 

La transformación que sufre con cada evolución de fase se conoce como “muda”. El ciclo de la garrapata tiene 3 hospedadores posibles:

1.         Cuando eclosiona el huevo y la larva es recién nacida, sube al primer hospedador, se alimenta de su sangre y cae de nuevo al suelo para mudar a ninfa. 

2.         La ninfa vuelve a subir al segundo hospedador, pica nuevamente, cae al suelo y muda a adulta. 

3.         La garrapata adulta sube al tercer hospedador y se llena nuevamente con su sangre (¡este tercer hospedador puede tener a la garrapata alimentándose de él hasta 21 días!) para finalmente caer de nuevo al suelo y poner los huevos en el caso de que sea hembra. 

No es necesario que cada hospedador sea un animal diferente. Es más, una garrapata puede cerrar su ciclo usando un único perro para este fin: Picando las tres veces en el mismo perro. 

También podemos observar un perro con varias garrapatas y que estas estén en diferentes fases del ciclo. 

Principales enfermedades transmitidas por picadura de garrapata:

Las enfermedades principales que pueden transmitir incluyen:

  • Babesiosis: causada por un protozoo microscópico denominado Babesia canis
  • Erlichiosis: causada por una bacteria llamada Ehrlichia canis. 
  • Anaplasmosis: causada por bacteria del género Anaplasma spp. 

Todas estas enfermedades dan como principales síntomas en su fase aguda fiebre, cansancio y malestar general. Pero en las fases crónicas podemos observar también anemia, vómitos, diarrea, ganglios aumentados de tamaño, dolor articular y hemólisis inmunomediada (que el propio cuerpo ataque a los glóbulos rojos del animal). 

La forma de diagnosticar estas enfermedades es mediante una prueba serológica o bien realizando una PCR. También, en ocasiones el veterinario puede optar por realizar un frotis con una gota de sangre para observar las células sanguíneas en el microscopio e intentar encontrar al patógeno dentro de los glóbulos rojos. 

Generalmente el tratamiento suele basarse en el empleo de antibióticos y antiinflamatorios. Estos primeros durante al menos 15 días si es que el profesional no decide alargar el tratamiento. 

En personas, las garrapatas pueden causar enfermedades tan graves como la Enfermedad de Lyme o la Fiebre de las Montañas Rocosas. 

Si tras una picadura de garrapata que hayas detectado en tu perro o en ti sientes que hay fiebre de por medio, acude lo antes posible a tu médico/veterinario.

¿Cómo quito una garrapata?

Lo más importante es no arrancarla de golpe. Ya que su cabeza se encuentra hundida dentro de la piel del perro, y su lengua presenta unos ganchos con los que se queda anclada a la epidermis con muchísima efectividad. Corremos el riesgo de decapitar a la garrapata y dejar la cabeza dentro de la piel de nuestro amigo y que se desarrolle una reacción de cuerpo extraño.

Lo más importante es obligarla a salir. Para ello, podemos “ahogarla” echando alcohol sobre la zona de la piel donde se encuentra de forma abundante. Tradicionalmente,en los pueblos, también se usaba aceite de oliva para este fin. Después, con mucho cuidado, coge unas pinzas de depilación facial e intenta tirar de la garrapata lo más a ras posible de la piel de nuestro amigo.

Si no te atreves a hacerlo tú mismo, siempre puedes acudir a tu veterinario de confianza para que él lo haga por ti.

¿Quieres saber cómo prevenir las picaduras de garrapatas? Te lo contamos todo al final del último post del blog.

¡Te dejamos aquí los tres artículos para que no te pierdas ninguno!

 
En Lavakan nos preocupamos por el bienestar animal y trabajamos para facilitar y mejorar su higiene y por lo tanto, su salud y la de toda la familia. Nos gusta manteneros informados y ofreceros las herramientas para el cuidado de vuestros peludos, por eso trabajamos conjuntamente con veterinarios, para ofrecer el mejor servicio posible a vuestras mascotas y la mejor información para vosotros. 

by

Alba Gómez Rojas

Graduada por la Universidad Complutense de Madrid. Veterinaria clínica y divulgadora.

Te ha gustado el post?
Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest
deja tu comentario

Contacto comercial

club lavakan logo or(1)

Franquiciados

×